Viaje al desierto de Merzouga

¿Te acuerdas la primera vez que viste las olas del mar y la arena de la playa? ¿O cuando desde tu ventana contemplaste los copos de nieve caer del cielo y jugaste con la nieve?

Al viajar al desierto vimos algo que antes nunca habíamos visto, y resulto ser una experiencia increíble. ¿Te imaginas mirar a todos lados y sólo ver arena?

Kilómetros y kilómetros de arena, paz, tranquilidad, serenidad, la puesta de sol, cielo totalmente estrellado, y ver la luz del amanecer, estas son algunas de las cosas que pudimos disfrutar en el viaje al desierto de Merzouga.

Para ello tuvimos que llegar primero a Marrakech y en un viaje de dos días y muchas horas de carretera, pudimos llegar a las puertas del desierto.

Una vez que llegamos a la puerta del desierto, un 4×4 nos transporte a un albergue cerca del campamento de Haimas donde ibamos a pasar la noche.

Para llegar al campamento, pudimos disfrutar de otra maravilla, poder montar en dromedario y pasear por casi una hora en ellos, hasta llegar al campamento.

Una vez llegamos al campamento, se nos recibió con un té de bienvenida y pudimos practicar «sandbording» por las cuestas que se habían creado con la arena en el desierto de Merzouga y contemplar el atardecer…

No me enrollo más y dejo que las fotografías hablen por si solas…

You can`t add more product in compare